Compostables

La materia orgánica corresponde al 60% de los residuos que desechan a diario en un hogar, estos corresponden a los restos vegetales como frutas, verduras, restos de café y té, cáscaras de huevo (no así, los restos animales, lácteos o aceites). Mediante dos procesos: compostaje o vermicompostaje (lombicultura) se pueden aprovechar los nutrientes y minerales que naturalmente tienen estos desechos.

Además dentro de esta clasificación entran todos los residuos provenientes de la poda y mantención de las áreas verdes.

La materia orgánica, al descomponerse genera capas de suelo fértil lo cual mejora las propiedades físicas y químicas del suelo donde se deposita. Así al separar los desechos de materia orgánica y  someter los desechos de materia orgánica a procesos que favorecen su rápida descomposición y posterior integración  al medio, estamos recuperando y aprovechando los nutrientes que estos poseen.

Existen dos procesos compostaje o vermicompostaje (lombicultura) o también se puede hacer un tratamiento que combina ambas técnicas para sacarle el mayor provecho a nuestros restos vegetales.

Compostaje es la descomposición aeróbica (con oxígeno) controlada de residuos orgánicos realizado por microorganismos, que se convierte en abono para el suelo. Este proceso se maneja agregando en una pila los residuos, añadiendo agua y revolviendo con cierta frecuencia para que se aireen, para luego obtener compost. Este es un mejorador del suelo, de color café oscuro y tiene aquel característico olor y apariencia de la tierra que encontramos en los suelos boscosos.

Lombricultura consiste en el cultivo de lombrices y el producto que se obtiene de este proceso se conoce como humus de lombriz. La lombriz más utilizada es la lombriz californiana (Eisenia foetida), que se alimenta a partir de restos orgánicos, se come una ración diaria equivalente a su propio peso y el 55 % se convierte en abono. La temperatura ideal para su desarrollo es entre 18 a 25º, no se reproduce a menos de 7º, pero sigue produciendo humus aunque en menor cantidad. Incapaz de resistir temperaturas muy altas o la exposición directa al sol.

Según la clasificación general y detallada de los componentes de la RSM NCh 3321:2013, la materia orgánica incluye: Residuos de alimentos, residuos de jardín y poda y otros residuos orgánicos.